La transformación de la alimentación en el Sur de Europa

    Coordinadores: Cecilia Díaz-Méndez / Philippe Cardon

    Autores: Laura Cabiedes-Miragaya, Philippe Cardon, Federica Davolio, Cecilia Díaz-Méndez, Sophie Dubuisson-Quellier, Anne Dupuy, Isabel García Espejo, Séverine Gojard, F.Xavier Medina, José Manuel Parrilla Fernández, María Trinidad Pascual Fernández, Marie Plessw, Vasco Ramos, Guadalupe Ramos Truchero, Faustine Régnier, Sandra Sánchez-Sánchez, Roberta Sassatelli, Domenico Secondulfo, Christine Tichit, Mónica Truninger, Bérangere Véron, Marie Zins.

    Transformación de la alimentación en el sur de Europa

    La transformación de la alimentación en el Sur de Europa

    Desde la segunda mitad del siglo XX se han producido importantes cambios en la producción, la trasformación, la comercialización y el consumo alimentario como consecuencia de la remodelación de los sistemas agroalimentarios y de su progresiva globalización. El alimento, como una mercancía más, se ha integrado plenamente en la sociedad de consumo de masas.

    Este proceso ha supuesto una revisión de las formas de producción agroalimentaria y del mundo rural, de las vías de distribución locales y de las tiendas de barrios y pueblos, de las formas tradicionales de gestión y trasformación de los alimentos dentro y fuera del hogar. Se podría decir que se ha introducido una lógica de consumo alimentario pautada más por las reglas del mercado que por la cultura.

    No es extraño que la Sociología y la Antropología de la Alimentación se pregunten si este proceso de transformación ha acabado con los modelos alimentarios nacionales, con aquellas formas de comer que se asocian a un territorio y que definen la cultura alimentaria de una localidad, región o país. Los países del sur europeo cuentan con una cultura alimentaria sólidamente asentada, su gastronomía es apreciada internacionalmente, su relación con la salud otorga relevancia mundial a la reputada Dieta Mediterránea y los hábitos alimentarios les hacen partícipes de una identidad reconocible para locales y foráneos. Se caracterizan, además, por la sociabilidad alimentaria, por el gran valor de la comida compartida que vertebra, en torno a la mesa, las relaciones sociales: las familiares, las de amistad e incluso las laborales. ¿Cuánto ha cambiado esto a lo largo del proceso de modernización alimentaria?

    La alimentación sigue siendo un pilar de las relaciones sociales y un elemento estructurador de la vida cotidiana en el sur de Europa. Ha cambiado, y sus rasgos más característicos reflejan una realidad en la que conviven formas modernas y tradicionales de comer y beber, de comprar y cocinar, de producir y trasformar los alimentos. Con rupturas menos drásticas de lo que cabría esperar ante el imparable proceso homogeneizador e individualizador de la modernidad, la alimentación muestra cambios acordes a una sociedad en la que la ciudadanía reflexiona sobre el bienestar y el malestar que la alimentación provoca en la salud humana y en la del planeta. En este libro se analizan algunas de las principales transformaciones alimentarias en España, Francia, Italia y Portugal: las problemáticas alimentarias más recientes, los interrogantes más comunes en estos países, en definitiva, las preocupaciones características de unas sociedades en las que las culturas alimentarias están vivas y en transformación.